Acosta, Cayetano

From Diccionario Interactivo Ceán Bermúdez
Jump to navigation Jump to search
Cayetano Acosta
normal
Especialidad Escultor
Nacimiento 1709 Lisboa
Fallecimiento 1778 Sevilla
Cronología XVIII
Ciudad de trabajo Sevilla (Andalucía)
Ubicación en el diccionario Tomo 1, Página 2, Letra Letra A, Grupo Grupo AC
Referencia bibliográfica A. Pleguezuelo Hernández, "Sobre Cayetano de Acosta, escultor en piedra". Universidad de Sevilla. Departamento de Escultura e Historia de las Artes Plásticas, Revista de Arte Sevillano, 1982, 2, 35-42. Enlace: https://idus.us.es/handle/11441/22722


Acosta (don Cayetano) escultor. Nació en Portugal el año de 1710, de donde vino a Sevilla con unos muy ligeros principios de su profesión, Y comenzó a trabajar por sí, procurando imitar las extravagancias de Cornejo y de Barbás, de quienes hay muchas obras en aquella ciudad. Son innumerables las que ejecutó Acosta para todo el arzobispado, y para prueba de ellas diremos solamente las que hizo para la colegiata del Salvador de Sevilla.

Construida esta sobre la buena planta, que proporcionaba ver desde cualquiera parte del templo las funciones que se celebraban en el altar mayor, se reducía este a un sencillo y aislado tabernáculo con el coro por detrás: en su lugar levantó Acosta un extraordinario retablo arrimado a la pared, sin mas orden de arquitectura que los ridículos adornos de su tiempo, y con una Transfiguración de figuras colosales faltas de decoro, de sencillez Y de corrección; y de aquí resultó otro mayor daño, que fue colocar el coro en medio de la iglesia, que de espaciosa, sencilla, clara y cómoda la redujo a pequeña, cargada, obscura y embarazada. Antes de haber ejecutado esta obra ya había concluido una portada o retablo que da entrada a la capilla del Sagrario en el propio templo, que es un monstruo de las artes, capaz de contener al indiscreto celo y devoción del que costeó el retablo mayor.

No fue este el único mal que causó en Sevilla la ignorancia y mal gusto de este profesor. Declaró guerra a todos los sencillos tabernáculos que había en los retablos antiguos, y fueron muchos los que se quitaron para sustituir los extravagantes que él y sus discípulos hicieron. Da lástima y dolor ver el estrago que hicieron en la iglesia de los padres mercenarios descalzos de aquella ciudad, quitando tres excelentes estatuas del Montañés, para poner en su lugar otras [ Mater Inviolata, ] monstruosas de estos ignorantes con un manifestador pueril, que por incomprensible no podemos describir. En fin las estatuas de Acosta fueron colocadas en lugar de las de Alonso Cano, despreciadas estas por sencillas, y estimadas aquellas por airosas, y por sus actitudes cómicas y pantomímicas.

Falleció este artista en Sevilla el año de 1780; pero dejó vinculados sus despropósitos a su hijo, nieto y discípulos, que procuran observarlos exactamente.

(Tomo I, pp.2-4)