Colona, Miguel (Colonna, Angelo Michele)

From Diccionario Interactivo Ceán Bermúdez
Jump to navigation Jump to search
Colonna, Angelo Michele
normal
Especialidad Pintor
Nacimiento 1604 Rovenna (Italia)
Fallecimiento 1687 Bolonia (Italia)
Cronología XVII
Ciudad de trabajo Bolonia (Italia), Madrid
Ubicación en el diccionario Tomo 1, Página 348, Letra Letra C, Grupo Grupo CO
Referencia bibliográfica *H. González Zymla, "Real Academia de la Historia, DB-e", en Angelo Michele Colonna. Accesible en: http://dbe.rah.es/biografias/86469/angelo-michele-colonna (consultado en 09/06/2021)


Colona [ Colonna ] (Miguel) pintor, o Ángel Miguel [Angelo Michele], como le llama Malvasía. Nació en Rávena el año de 1600, y estudió con aplicación el dibujo en Bolonia con Gabriel Ferrantino. Pasó después a la escuela del Dentone, en la que aprendió a pintar por cuadrícula con suma facilidad: con la muerte del maestro heredó sus cartones y diseños, que eran un manantial de asuntos, y le proporcionaron el pronto desempeño de sus obras. Trabó estrecha amistad con Agustín Mitelli, famoso fresquista en aquella ciudad de singular gusto y habilidad en los adornos; y unidos sus intereses pintaban juntos con reputación para los príncipes de Italia.

Pasando don Diego Velázquez por Bolonia el año de 1649 los visitó, y prendado de sus obras trató con ellos sobre traerlos a España al servicio de Felipe IV, lo que no tuvo efecto hasta el 58. El rey mandó pagarles el viaje hospedarlos en la casa del Tesoro cerca de Velázquez, que cuidaba de sus asistencias. Comenzaron a trabajar por el cuarto bajo del palacio de Madrid [ Alcázar ], en el que pintó Colona tres piezas: representó el día en la primera, la noche en la segunda y la caída de Faetón en la tercera; y Mitelli los adornos. Pintaron después una galería en el mismo quarto bajo, y Agustín echó el resto de su habilidad, pues enlazó con tal arte la verdadera arquitectura con la que fingía [ arquitectura ], que era preciso tocarlo con la mano para distinguirlas. Colona pintó las figuras y bajos relieves, imitando al bronce, realzados de oro, cuya operación había aprendido de su maestro el Dentone, inventor de este género de pintura.

Ya había trazado Velázquez lo que se había de pintar en el salón grande del cuarto principal de palacio, [ Alcázar ] cuando mandó a Colona que trabajase en el techo el pasaje de la fábula de Pandora, en que Júpiter ordenó a los dioses la dotasen, lo que desempeñó con gracia desembarazo; y vistió la arquitectura, que había pintado Mitelli, con varios festones de hojas, frutas y flores, con escudos, trofeos, ninfas y faunos, y con unos hermosos niños sobre la cornisa: pintado todo con suma franqueza y corrección: para esta obra ejecutó cartones del mismo tamaño, realzados con yeso sobre papel azul y con medias tintas rojas, los que fueron muy celebrados de los profesores y de los inteligentes.

El marqués de Heliche, a quien agradaron mucho estas obras, les encargó que pintasen la ermita de San Pablo en el Buen Retiro, lo que efectuaron a su satisfacción, y después el adorno de la sala de la casa del jardín [ en el Buen Retiro ], en cuya bóveda pintó Colona la fábula de Narciso, varias medallas y otras cosas de buen gusto. También pinto una fuente en un jardín que tenia el marqués dentro de Madrid, y se celebró mucho la figura de Atlante, que parecía una estatua verdadera con el esbatimento que puso en la pared, dejándola aislada.

Cuando iban a principiar la pintar la cúpula de la iglesia de la Merced calzada [ convento de Nuestra Señora dela Mercedes de padres Mercedarios calzados en la plazuela de los Remedios ] de Madrid falleció Mitellí, y Colona penetrado de un extraordinario sentimiento, se retiró a una casa que el marques de Heliche había levantado en el camino del Pardo, a llorar la muerte de su amigo y compañero, en donde se entretuvo algunos días pintando los techos y paredes. Volvió después a Madrid, y pintó solo la cúpula de la Merced [ convento de Nuestra Señora de las Mercedes de padres Mercenarios calzados en la plazuela de los Remedios ], en que dio muestras También de su inteligencia en los adornos, que dejaba antes pintar a Mitelli por ser peculiares de su genio y habilidad.

Por el mes de septiembre de 1662 se restituyó a Bolonia, y después de haber pintado en varios templos y palacios de Italia, falleció en aquella ciudad el de 87, y fue enterrado en la iglesia de San Bartolomé

TOMO VI. NOTA

Después de concluido este Diccionario se ha hallado en el archivo del convento de los Mercenarios calzados [ convento de Nuestra Señora del as Mercedes de padres mercedarios calzados en la plazuela de los Remedios ] de Madrid el recibo de la cantidad que recibió Miguel Ángel Colona por lo que había pintado en la cúpula de la iglesia del propio convento: Está firmado el día 26 de mayo de 1662, y por constar en él el verdadero nombre de este profesor, y lo que señaladamente pintó en la iglesia, parece acertado copiarle aquí. “Digo yo Ángel Micael Colona pintor natural de Bolonia, que ha recibido de nuestro M. R. P. Mtro. Fr. Luis Salcedo, provincial de la provincia de Castilla, del órden de nuestra señora de la Merce, redención de cautivos, por mano del P. Fr. Antonio Mayers de dicho órden, 1,300 pesos de á 8 reales d plata cada uno la qual cantidad me ha pagado su paternidad reverendísima, por haber pintado el anillo de la media naranja, quatro pechinas y tres arcos torales segun el convenio que habíamos hecho ántes que se pintase,etc."


Malvasía, Palomino, Ponz.

(Tomo I, pp. 348-350, Tomo VI, p. 377)

Consulta <Colona, Miguel (Colonna, Angelo Michele)> en el libro[edit]

Cargando libro ...

Autores relacionados por Grupo CO[edit]