Juncosa, fray Joaquín

From Diccionario Interactivo Ceán Bermúdez
Jump to navigation Jump to search

Juncosa (Fray Joaquín) pintor. Nació el año de 1631 en la villa de Cornudella, diócesis de Tarragona, y fueron sus padres Juan Juncosa, pintor de corto mérito, y Marina Domadle natural de Jaén. Procuró el padre enseñarle quanto sabia, y como el hijo tenia mejores disposiciones para el arte, le sobrepujó y se formó un pintor de mucho nombre en Tarragona. Distinguiase en su primera juventud en pintar fábulas con valentía y bien ordenada composición, tanto que el marqués de la Guardia le encargó cuatro lienzos grandes de estos asuntos para la ciudad de Cáller en Cerdeña, donde dicen fueron muy celebrados.


Se retiró a la cartuja de Scala Dei y profesó en clase de lego el día 21 de septiembre de 1660 en manos del prior don Jaime Cases. Pintó en la aula capitular los cuadros que representan los claros varones que ha habido en aquel monasterio, y el que está sobre la puerta ocupando todo el testero con muchas figuras en una visión. Pasó después a la de Montealegre, donde pintó lo que adelante diré, y volvió a Scala De¡; representó aquí el nacimiento y coronación de [ la Virgen ] nuestra Señora en dos lienzos que están en el coro de los legos, y pintó los treinta y seis [ cuadros ] colocados sobre la cornisa de la Iglesia; pero el cimborrio del sagrario está de mano de su primo el doctor Juncosa.


No sé en que año, pero pocos después de haber profesado, le envío el prelado a Roma a perfeccionarse en la pintura, en donde hizo grandes progresos y adquirió buen nombre entre los profesores y cuando volvió a su monasterio despreciaba cuanto había pintado antes de ir a Italia. Con este, con José Franquet y con su primo el doctor Juncosa pintó el año de 1680 la bóveda y capilla mayor de la ermita de Reus con varios pasajes de la vida de [ la Virgen ] nuestra Señora: cuyas obras y varios cuadros de devoción, repartidos en su monasterio, en el de Montealegre y en las casas particulares de Tarragona y de otros pueblos de Cataluña, son muy celebrados por la corrección del dibujo, por la franqueza del estilo, por el empastado del color, por las tintas agraciadas, y por otras partes que le hacen muy célebre en aquel principado.


Parece que los monjes y prelados que sucedieron al prior don Jaime no hacían el aprecio correspondiente de su mérito y habilidad, pues no le dispensaban de ningún acto de comunidad, obligándole a la asistencia de todas las horas de coro y demás funciones de los legos, lo que le tenia incomodado sobre manera, principalmente cuando tenía entre manos alguna obra de consideración. Sucedió un día que estando pintando con mucho entusiasmo no sé que cuadro, le llamaron a coro, y la necesidad de abandonar aquel momento feliz de la imaginación, le trastornó de tal modo, que hubo de abandonar el monasterio, dejar el hábito y huirse a Roma. Consiguió la absolución de S. S. y que no se le molestase por su religión, pero con la precisión de que residiese en una ermita fuera de aquella capital, en la que falleció el, año de 1708 á los 77 de edad, con sentimiento de los buenos profesores de Roma, que hacían mucho aprecio de su mérito.


Los cuadros de la cartuja de Montealegre son ocho de a siete palmos catalanes de ancho, y un tercio mas de alto cada uno: están en el sagrario, y sus asuntos son de la sagrada escritura y alusivos al santísimo Sacramento. La bóveda de esta pieza también está pintada de su mano al fresco, en la que representó una gloria de ángeles. Es de su mano un buen cuadro que representa a san Bruno leyendo la regla a sus monjes, colocado en la procuración u hospicio del monasterio de Scala Dei en Barcelona. También se le atribuyen algunos lienzos de la cartuja de Mallorca, que están en la iglesia y sacristía.

Archivo del Monasterio de Scala Dei, Noticias e Tarragona, Palomino.

(Tomo II, pp. 354-356)

Consulta <Juncosa, fray Joaquín> en el libro[edit]

Cargando libro ...

Autores relacionados por Grupo JU[edit]