Herrera, Francisco de "El Viejo"

From Diccionario Interactivo Ceán Bermúdez
Jump to navigation Jump to search
Herrera, Francisco de
normal
Especialidad Pintor
Alias Herrea el viejo
Nacimiento h.1590 ¿Sevilla (Andalucía)?
Fallecimiento 1654 Madrid
Cronología XVI-XVII
Ciudad de trabajo Sevilla
Ubicación en el diccionario Tomo 2, Página 274, Letra Letra H, Grupo Grupo HE
Referencia bibliográfica *R. González Ramos, "Real Academia de la Historia D.B-e", en Francisco de Herrera . Accesible en: https://dbe.rah.es/biografias/11862/francisco-de-herrera (consultado en 10/11/2021)


Herrera (Francisco de) el viejo, pintor. Nació en Sevilla por los años de 1576, y no pudo ser discípulo de Pacheco, como dice Palomino sino su condiscípulo en la escuela de Luis Fernández. Fue el primero que sacudió en Andalucía la manera tímida que conservaron por mucho tiempo nuestros pintores españoles, y se formó un nuevo estilo, que manifiesta el genio nacional. A él debe el suyo don Diego Velázquez que le inspiró con su enseñanza, antes de pasar a la de su suegro Pacheco, quien no pudo mitigarle con sus preceptos y detenida manera.

Es increíble el furor, digámoslo así, con que Herrera ejercía su profesión. Dibujaba con cañas y pintaba con brochas, de manera que sus estilo iba de acuerdo con su carácter. Mientras la rigidez de su trato ahuyentaba de su escuela a los discípulos, la presteza y manejo con que despachaba las obras, le traían otras nuevas. He oído muchas veces contar a los pintores viejos de Sevilla, que cuando no tenía discípulos, que era muy frecuente, mandaba a su criada bosquejar los lienzos, quien los embarraba con brochones o escobas, y antes que se secasen los colores, formaba él con una brocha las figuras y ropajes.

Parece que con esto se describe un pintor puramente práctico, cuya inteligencia no pasa de la buena y franca ejecución de las cabezas y paños, como lo confirman las más de sus obras; pero el cuadro del juicio [ final ] universalque pinto para la iglesia de San Bernardo, ayuda de parroquia de la catedral de Sevilla, es un testimonio de cuan bien entendía las porciones y anatomía del cuerpo humano, hasta qué punto la corrección del dibujo, el arte de la composición, el contraste de las figuras, el equilibrio de los grupos, el acorde las tintas y colorido y lo sublime y filosófico de la expresión, bien que sin pasar la línea de naturalista, como se debe suponer a los que no estudiaron el antiguo. Es admirable en este cuadro la gloria en que aparece el recto Juez, rodeado de los apóstoles, la gallardía de san Miguel, el efecto que hacen las espaldas de los réprobos, que llenos de confusión y dolor, cubriendo sus rostros, van caer precipitados en el infierno, mientras se observa en el semblante de los buenos, el placer, el respeto y el reconocimiento.

Se engañan los que afirman que nuestros pintores españoles no sabían pintar sino paños y cabezas: dedicados a representar asuntos sagrados, las leyes del decoro y la decencia les prohibían usar del desnudo con aquella libertad que exigen los fabulosos; pero cuando les permitían descubrirle, manifestaban sus conocimientos en la anatomía, e imitaban con verdad la naturaleza. Sin salir de los templos de Sevilla lo demostraron Pacheco en el juicio [ final ] que hay de su mano en las monjas de Santa Isabel, Roelas en el de Santo Tomás, Zurbarán en el claustro pequeño de la Merced Calzada, Murillo en la iglesia de La Caridad, Varela en la parroquia de San Vicente Mártir, y Herrera el viejo en este cuadro.

Se ejercitó alguna vez en grabar en bronce, y esta operación pudo haberle inducido a caer en el delito de monedero falso que se le imputó. Retirado en el asilo del colegio de san Hermenegildo, que tenían los jesuitas en aquella ciudad, pintó en él el cuadro del altar mayor, representando al santo titular [ san Hermenegildo ] con tanta gallardía, que mereció la atención de Felipe IV cuando estuvo en Sevilla el año de 1624. Preguntó el rey quien era su autor: se lo dijeron, y el motivo por que estaba allí retraído: le hizo llamar a su presencia, y le perdonó diciéndole que quien tenia tal habilidad, no debía abusar de ella.

Volvió á su casa muy contento, pero sin poder corregir la dureza de su trato con los discípulos y hasta con sus propios hijos. Todos le abandonaron: don Francisco el hijo menor le robó el dinero que tenia y se huyó a Roma; y la hija se entró religiosa. Desembarazado de su familia, y después de haber pintado varias obras públicas y los cuatro lienzos grandes que están en el salón del palacio arzobispal el año de 1647, partió a Madrid el de 50, donde residió con crédito hasta el de 56, en que falleció y fue enterrado en la parroquia de san Ginés [ en la calle Bordadores ].

Si Herrera hubiera tenido mejor maestro y otros principios, sería igual a los buenos pintores boloñeses, pues hay en sus obras gran efecto sobre grandes masas de color, como en las de Guercino, Caravaggio y Ribera. Son muy apreciables los bodegoncillos [ bodegones ] de su mano, de que había muchos en Sevilla, y hoy raros, por haberlos llevado los extranjeros. La bóvedade la iglesia de san Buenaventura es una prueba de su desembarazo y buen gusto en pintar al fresco: había otras [ obras al fresco ] de este género en aquella ciudad, que perecieron por la intemperie y por la mala preparación de las paredes en que estaban pintadas: tal era la fachada de la portería del convento de la Merced, de que hay estampa grabada de su mano al agua fuerte y a lo pintoresco, y otra de un san Pablo. Así son su dibujos hechos con cañas, de los que conservo una buena parte y demuestran su saber, su desenfado y su genio. Las pinturas públicas más conocidas son estas.


SEVILLA

Parroquia de san Martín

-Los lienzos del altar mayor, que representan pasajes de la vida del santo titular, [ vida de san Martín ] y dicen ser los primeros que pintó para el público: no se parecen a los demás.

Parroquia de san Andrés

-Algún cuadro de su mano en la capilla de Lucas.

Los Toribios, antes colegio de san Hermenegildo

-El citado del altar mayor [ san Hermenegildo ], que representa al santo en una gloria.

San Basilio

-El santo fundador [ san Basilio ] en el retablo principal y varias cabezas de santos [ de la orden de san Basilio ] de su familia.

San Francisco

-Diez cuadros historiados con figuras del tamaño del natural, y algunos obispos de medio cuerpo en la capilla de la Vera cruz: otro en una pieza interior de esta misma capilla, que representa la resurrección de una difunta con el contacto de la santa Cruz.

San Buenaventura

-Cuatro grandes lienzos historiados de la vida [ san Buenaventura ] del santo doctor, colocados en el cuerpo de la iglesia al lado del evangelio y en frente de otros cuatro [ cuadros ]de igual tamaño pintados por Zurbarán.

San Antonio

-Dos apóstoles en el altar del crucero del lado del evangelio.

Merced Calzada

-Unos lienzos en el altar de san Antonio: una Virgen de cuerpo entero con el niño en la sala. De profundis; y en el noviciado dos cuadros iguales, que representan la [ última ] cena [ de Cristo ] del Señor y la venida del Espíritu santo.

Mercenarios Descalzos

-Un san José con el niño en el coro.

Santiago de la Espada

-El santo [ Santiago ] apóstol matando moros, colocado sobre el arco de la capilla mayor.

Santa Inés

-Dos excelentes cuadros a los pies de la que contienen la sacra [ sagrada ] familia y la venida del Espíritu santo.

Parroquia de san Bernardo

-El ya explicado cuadro del juicio [ final ] universal

San Agustín

-Dos cuadros en el presbiterio de la Asunción y coronación de [ la Virgen ] nuestra Señora.

Hospital del Espíritu Santo

-El del altar mayor, que figura la venida del espíritu santo sobre los apóstoles.

Palacio Arzobispal

-cuatro lienzos grandes en el salón, que representan el maná de los israelitas, Moisés hiriendo la piedra, las bodas de Caná, y el milagro de pan y peces.


PAULAR

Cartuja

-Dos cuadros en la capilla de san Miguel.

Díaz del Valle, Noticias de Sevilla, Palomino, Ponz.

(Tomo II, 274-279)

Consulta <Herrera, Francisco de "El Viejo"> en el libro[edit]

Cargando libro ...

Autores relacionados por Grupo HE[edit]