Monegro, Juan Bautista

From Diccionario Interactivo Ceán Bermúdez
Jump to navigation Jump to search

Monegro (Juan Bautista) escultor y arquitecto. No se puede perdonar a don Antonio Palomino la equivocación que padeció en creer que este profesor era Juan Bautista de Toledo, el famoso arquitecto de la obra del Escorial, y a este error no pudo haberle inducido el sospechar que hubiese sido natural de Toledo, pues afirma que lo fue de Madrid, con doble engaño. Nació efectivamente en aquella ciudad, como asegura su amigo el padre Sigüenza, y pudo haber sido hijo de Álvaro Monegro, arquitecto y vecino de la misma, a quien Alonso Covarrubias encargó el año de 1531 la obra de cantería para la capilla de los reyes nuevos, que se iba a empezar en aquella catedral con aprobación de Carlos V. Lo cierto es que Juan Bautista fue hermano uterino de Luis de Carvajal, el pintor de una de las estaciones del claustro principal del monasterio de San Lorenzo, como dijimos en su artículo; y en caso de haber sido Álvaro su padre, pudo también haber sido su maestro en la arquitectura, que poseía con inteligencia, cuando Felipe II le nombró el día 5 de julio de 1587 aparejador de las obras del alcázar de Toledo por muerte de Diego de Alcántara, con el sueldo de 100 ducados al año y 7 reales diarios, y con la distinción de poder ejercer las funciones de maestro mayor, que entonces no había, en aquellas obras. Más adelante se puso a su cuidado la conservación del segundo ingenio o artificio de Joanelo Turriano, y por este encargo gozaba 10 reales diarios.


Se Pretende que Monegro haya estado en Roma a aprender la escultura; pero el citado padre Sigüenza no hubiera omitido esta circunstancia cuando hizo su elogio; y por otra parte no había en su tiempo tanta necesidad, como antes, de ir a Italia, porque Toledo abundaba de excelentes escultores.


De los grandes progresos que hizo en esta profesión y de la gran reputación que había adquirido en ella, no es pequeña prueba haber sido llamado por Felipe II para ejecutar en piedra las principales estatuas que adornan el edificio del Escorial. Tales son: la de san Lorenzo, de quince pies de alto, vestido de diácono, con parrillas de bronce dorado en la mano derecha y un libro en la izquierda, que se colocó el día 21 de marzo de 15 83 en la portada principal: las de los reyes David, Salomón, Ezequías, Josías, Josafat y Manasés, de diez y siete pies cada una, con coronas e insignias, también de bronce dorado, colocadas en la fachada de la iglesia el día 8 de agosto de 584; y las cuatro de mármol de Génova de los evangelistas [ san Mateo, san Marcos, san Lucas y san Juan ], con sus animales [ hombre, león, buey, águila ], de siete pies de altura cada una, puestas en el templete que está en medio del claustro principal del convento, y que los desafectos a nuestros artistas españoles atribuyen a Pompeyo Leoni. Habiéndose perdido Monegro en el ajuste de estas cuatro estatuas, mandó el rey en 18 de agosto de 83 se le abonase la cantidad de 900 ducados, sin embargo de haber sido tasadas en solo 7,300 reales, en atención a su mérito y al mayor coste que le habían causado.


Como hubiese quedado vacante la plaza de maestro mayor de la santa iglesia de Toledo por muerte de Nicolás de Vergara el mozo, el cabildo le nombró inmediatamente el día 29 de diciembre de 1606 para ella y para la de su escultor. Puso al instante en ejecución los diseños que su antecesor había hecho para la capilla de nuestra señora [ virgen ] del Sagrario, que costeaba el cardenal arzobispo don Bernardino de Sandoval y Rojas. El año siguiente encargó los mármoles y adornos a varios profesores de mérito, de los que hacemos mención en sus respectivos artículos; y en el de 616 dio concluida la capilla a satisfacción del prelado y del cabildo.


El buen desempeño de esta obra fué motivo para que el cardenal hiciese de él la mayor confianza, y le encargase otras de consideración, como fue la graciosa iglesia de las mojas bernardas de Alcalá de Henares, fundación del mismo señor Sandoval, la [ iglesia ] de las monjas de santa Clara de Jaén, que fundó don Melchor de Vera, obispo de Troya, y auxiliar del cardenal; y la capilla y retablo de la [ Inmaculada ] Concepción en la parroquia de la villa de la Guardia, costeada por don Sebastián de Herrera, canónigo de Toledo, y secretario de cámara del propio arzobispo.


Ejecutó el adorno de los retablos de la iglesia de las monjas bernardas de santo Domingo el antiguo de Toledo por 10,160 reales; y por fallecimiento de Vergara dirigió la obra que había dejado comenzada en la capilla mayordel monasterio de Guadalupe, y que después concluyó a gusto de aquella comunidad.


Luego que se acabó la obra de la capilla de nuestra señora del Sagrario, acordó el cabildo celebrar su estreno en octubre del citado año de 616 con grandes fiestas, y el último día asistió Felipe III a la procesión. Monegro dispuso un magnífico carro triunfal en que había de ir colocada la imagen de [ la Virgen ] nuestra Señora, adornado de estatuas y ángeles y de otras cosas de buen gusto, con una máquina que subía y bajaba con suavidad la imagen en las cuestas de las calles por donde había de pasar, de manera que siempre quedaba derecha, lo que fue muy celebrado de todos los que lo vieron con admiración.


Habiendo fundado con su mujer doña Catalina Catalina Salcedo una capellanía el día 18 de febrero de 1603 en la parroquia de San Lorenzo de Toledo, en la que Monegro tenia su entierro, otorgó su testamento en 12 de diciembre de 620, dejando por heredera a su mujer, y por muerte de esta a doña Catalina, doña Antonia y doña Juana Carvajal , hijas de su hermano Luis de Carvajal. Falleció en Toledo el día 16 de febrero de 621, y fue sepultado en la sacristía de la citada parroquia, en la que se había de hacer su capilla.


El padre Sigüenza dice; “fué un excelente artista, de quien hiciera mas caso la antigüedad , y aun España si fuese italiano ó venido de Grecia:::::que las estatuas (ya dichas del Escorial) están tan bien acabadas, que se pueden comparar con lo bueno de la antigüedad." Así es por la exactitud de dibujo y proporciones, por la sencillez de sus actitudes, por las bellas y grandiosas formas, por la nobleza de sus caracteres, y por los excelentes partidos y pliegues de los paños.

Junta de Obras y Bosques, Archivos de la Catedral de Toledo y del Convento de Santo Domingo el Antiguo, Padre Sigüenza, Carducho, Pacheco, P. Sant., Palomino, Ponz.

(Tomo III, pp. 167-171)

Consulta <Monegro, Juan Bautista> en el libro[edit]

Cargando libro ...

Autores relacionados por Grupo MO[edit]