Vergara Bartual, Francisco

From Diccionario Interactivo Ceán Bermúdez
Jump to navigation Jump to search
Vergara Bartual, Francisco
normal
Especialidad Escultor
Nacimiento Alcudia (Valencia, Comunidad Valenciana)
Fallecimiento 1761 Roma (Italia)
Cronología XVIII
Ciudad de trabajo Madrid, Cuenca (Castilla la Mancha), ROma (Italia)
Ubicación en el diccionario Tomo 5, Página 184, Letra Letra V, Grupo Grupo VE
Referencia bibliográfica *A.M. Buchón Cuevas, "Real Academia de la Historia D.B-e", en Francisco Vergara Bartual. Accesible en: http://dbe.rah.es/biografias/5279/francisco-vergara-bartual (consultado en 6/7/2021)


Vergara (don Francisco) el menor, escultor, y el más famoso de los Vergaras valencianos. Nació en la Alcudia de Carlet el día 19 de noviembre de 1713, y fueron sus padres Manuel Vergara, escultor, y Josefa Bartual. Llevado de tierna edad a Valencia a casa de su tío don Francisco, comenzó a estudiar el dibujo en la escuela de Evaristo Muñoz, y más adelante la escultura con su tío don Francisco; pero no pudiendo sufrir los excesivos, elogios que todos daban a su primo y condiscípulo don Ignacio Vergara, se vino a Madrid. Concurrió a los estudios públicos de la junta preparatoria la que viendo su aplicación, y adelantamientos en dos estatuas de san Francisco de Paula y de san Antonio, que había hecho para la iglesia de San Ildefonso [ anexo de la parroquia-convento de San Martín en la plazuela de San Ildefonso ], le proporcionó una pensión para ir a Roma.

Comenzó de nuevo a estudiar la escultura en aquella capital con Felipe Valle, profesor de gran mérito y opinión, y en poco tiempo ganó premios en la academia de san Lucas y el título de académico. La de San Fernando pensó el año de 757 en que viniese a España, mas se suspendió el viajé hasta que finalizase las estatuas y bajos relieves que estaba haciendo para el altar de san Juliánde la catedral de Cuenca, y atendiendo a su notoria habilidad, le envió el título de individuo de mérito en 1.° de abril del mismo año.

No acabó esta obra hasta el de 59, ni pudo venir a colocarla, como se pensaba, por las causas que diremos adelante. Las estatuas representan la fe, la esperanza y la caridad, con dos ángeles mancebos que están en el gracioso retablo que trazó don Ventura Rodríguez: los tres bazos relieves de mármol de Carrara figuran, el del medio a san Julián vestido de pontifical recibiendo una palma de mano de [ la Virgen ] nuestra Señora, que aparece en gloria, acompañada de santas vírgenes, cuyas figuras son algún tanto menores que el natural; y los otros dos más pequeños el bautismo [ de san Julián ] del santo, el mismo san Julián haciendo cestas con su criado san Lesmes. Todo trabajado con juicio y conocimiento de las reglas del arte, y se reputa por una de las obras modernas de más mérito que hay en España en este género.

No vino a traerla porque le encargaron otras de suma importancia y de mucho interés a su honor y estimación, cual fue la estatua colosal de san Pedro Alcántara de diecisiete pies de alto para la nave principal de la iglesia del Vaticano, que ejecutó con tanto acierto, que le llenó de gloria, no solo en Roma, sino también en toda Europa con la lámina que grabó [ estampa de san Pedro de álcátara ] por ella Pedro Campana; y después la escultura del sepulcro del cardenal Portocarrero colocado en la iglesia llamada el priorato de Malta y de aquella capital. Finalmente acabó de quitarnos la esperanza de tener entre nosotros tan digno profesor su temprana muerte, acaecida en Roma. el día 3o de julio de 1761 a los cuarenta y ocho de edad. Con el estudio profundo que había hecho en las estatuas griegas y romanas y en las obras de los mejores profesores del siglo XVI, había conseguido dar a las suyas formas grandiosas y gracia a los semblantes, buen aire a las cabezas, y plegar los paños con gusto y estilo franco. Trabajó en pasta y madera las estatuas del túmulo, que la nación española levantó en su iglesia de Roma en las honras de los reyes don Fernando el V I y dona Bárbara: el modelo de la estatua de san Ignacio de Loyola para el colegio de Jesuitas de la villa de Azpéitia, que la compañía de Caracas mandó ejecutar después [ san Ignacio de Loyola ] en plata, y otras muchas obras que le distinguen sobre los mejores profesores de su época en Italia y España.

Noticias de Valencia, Ponz, Orellana

(Tomo V, pp.184-187).

Consulta <Vergara Bartual, Francisco> en el libro[edit]

Cargando libro ...

Autores relacionados por Grupo VE[edit]