Cambiaso o Cangiaso, Lucas

From Diccionario Interactivo Ceán Bermúdez
Jump to navigation Jump to search
Lucas Cambiaso o Cangiaso
normal
Especialidad Pintor
Nacimiento 1527 Moneglia (Génova, Italia)
Fallecimiento 1585 Escorial (Madrid)
Cronología XVI
Ciudad de trabajo Madrid, El Escorial (comunida de Madrid)
Ubicación en el diccionario Tomo 1, Página 191, Letra Letra C, Grupo Grupo CA
Referencia bibliográfica *A. Pérez de Tudela, "Real Academia de la Historia, DB-e", en Luca Cambiaso. Accesible en: http://dbe.rah.es/biografias/26290/luca-cambiaso (consultado en 26/05/2021)


Cambiaso ó Cangiaso (Lucas) pintor, príncipe y cabeza de los pintores genoveses. Nació en Moneglia, pueblo de los estados de la república de Génova, el año de 1527, en donde vivía su padre retirado por las turbaciones de aquel país. Allí le enseñó cuanto sabía de su arte, y sobre todo a ser aplicado en el trabajo, con lo que adquirió una ligereza extraordinaria con los pinceles. No tenía más de diecisiete años de edad cuando pintaba la fachada de una casa de Génova, y viéndole unos profesores florentinos, le tuvieron por el muchacho que molía los colores; pero luego que dio su primera pincelada, conocieron ser el autor de la obra.

Crecía su reputación con la edad, y no se pintaba ninguna obra pública en aquella capital que no fuese por su mano: así adquirió tal práctica, que pintaba sin hacer diseños, ni cartones, muchas veces con dos manos, y siempre de la primera, hasta que el arquitecto Geleazo Alesi, con quien contrajo estrecha amistad, le obligó a contener la furia de su pincel y a mudar su estilo en otro más suave, más correcto y más conforme a la naturaleza.

Pensó después en casarse, y a poco tiempo de haberlo efectuado enviudó; y por la semejanza que tenía su cuñada con su difunta hermana, deseó vivamente casarse con ella. Para conseguirlo hizo cuantas diligencias son imaginables, y el año de 1575 partió para Roma con dos cuadros que había pintado con sumo estudio para el Papa; pero su santidad no le concedió la dispensa. Se volvió a Génova con gran sentimiento, donde continúo trabajando obras de consideración, y en el convento de san Bartolomé de los armenios, que está en Multedo, aldea inmediata a aquella capital.

Por este tiempo había fallecido en Toledo Juan Fernández Navarrete el Mudo, y como Felipe II, deseaba hallar quien le reemplazase en el Escorial, para pintar al fresco lo que tenía proyectado, hubiese sabido por su ministro en Génova el mérito y habilidad de Cambiaso, antes de proponerle la venida al Escorial, quiso ver una prueba de su mano, y le mandó pintar el martirio de san Lorenzo para el sitio principal del altar mayor de aquel monasterio: Agradó al rey esta obra que se mandó colocar en su sitio, y Lucas aceptó el partido de venir a España, movido más que del interés, de ver si podía lograr que Felipe II se interesase con el Papa Gregorio XIII, a fin de conseguir bula para casarse con su cuñada.

Llegó a Madrid el año de 1583 con su hijo Horacio y su discípulo Lázaro Tabaron, buenos fresquistas, y el rey lo recibió por su pintor por cédula fecha en el Pardo a 19 de noviembre del mismo año, con el sueldo de quinientos ducados anuales, comenzando a gozarlos desde 1.º del anterior septiembre, y con la calidad de que se le pagasen su obras por concierto o tasación.

Después explicaré las obras que pintó en el monasterio de san Lorenzo el real, todas con demasiada presteza, a reserva de la que representa a san Juan predicando en el desierto, que es la mejor. En la bóveda del coro ocupó solamente quince meses, y representó en ella la gloria de los bienaventurados con infinitas figuras, mayores que el tamaño del natural, colocadas en sus respectivos coros y jerarquías, con la Trinidad en el medio. Y si la composición no tiene la gracia y contraste que corresponden al arte, pudo haber sido la causa el tener que sujetarse a la dirección de los teólogos, que así lo habían dispuesto. Retratóse [ autorretrato de Cambiaso ] a la entrada de la gloria, un poco detrás de fray Antonio de Villacastín el obrero de aquel monasterio; sobre lo que dice el padre Sigüenza: “Aunque se adelantó en la muerte, plegue á Dios se vea dentro del todo en ella: algún miedo se tiene porque se dio mucha prisa en ganar dineros, y mas en dejarlos acá”. El Rey [ Felipe II ] mandó pagarle por esta gran obra 12,000 ducados en lugar de 9,000 en que había sido tasada; pero la precipitación con que la pintó, en posturas incómodas y violentas, o la pesadumbre de no haber logrado que Felipe II se interesase con el Papa, le cortó la vida, y falleció en aquel real sitio el año de 1585 a los cincuenta y ocho de edad.

Nadie describe su mérito mejor que el padre Sigüenza, cuando dice “ Que fue traído al Escorial por famoso y valiente, y con mucha razón porque era facilísimo en el arte, de extraña presteza, y no falto de invención; pero si notablemente de adorno, y que si fuera de tan corrida, sus obras serían mucho mejores”.

Sus dibujos son muy conocidos por la facilidad con que están ejecutados: Tintoretto decía, que perderían al principiante que los copiase; pero que otro más adelantado sacaría de ellos mucha utilidad por el saber y conocimiento con que están ejecutados. Eran infinitos los que hacía, y después arrojaba en un rincón de manera que no pocas veces servían a su criada para encender la lumbre. Conservo algunos [ dibujos ] suyos, que no contienen más que la cuadratura de las figuras y los primeros toques.

Además de lo mucho que pintó en Génova, Bolonia, Nápoles y en otras partes de Italia, las obras que se conocen de su mano en España son las siguientes:

ESCORIAL

Real Monasterio de San Lorenzo

-Al fresco la bóveda de la capilla mayor, en que representó la coronación de [ la Virgen ] nuestra Señora: los cuatro profetas mayores [ Isaias, Jeremías, Ezequiel y Daniel ] en la pechinas: la citada bóveda del coro: encima de la cornisa del mismo coro la anunciación de [ la Virgen ] nuestra Señora, san Lorenzo, san Jerónimo, las ocho figuras alegóricas de las virtudes teologales [ fe, esperanza y caridad ], cardinales [ prudencia, fortaleza, justicia y templanza ] y de la [ virtudes de la ] Iglesia; y dos estaciones también al fresco en el descanso de la escalera principal, que representan la aparición de Jesucristo resucitado a los apóstoles, y cuando san Pedro y san Juan corrieron al sepulcro(I).

Al óleo: el cuadro de san Juan Bautista predicando en el desierto, colocado en un altar de la primera capilla de la iglesia al lado del evangelio: otro en la misma capilla, que representa a santa Ana: en la sacristía un Cristo a la columna: en el claustro grande sobre la puerta de la celda del prior, Pilatos presentando el Señor al pueblo: en la aulilla otro Cristo a la columna con un sayón que le ata y un muchacho que tiene las vestiduras; y en la vieja iglesia el martirio de santa Úrsula y sus compañeras, el triunfo de san Miguel sobre Satanás y sus secuaces: Dice el padre Sigüenza que parece que pintó estos dos últimos lienzos para comer aquel día, según están de andaderas, por lo que no agradaron al rey, ni recolocaron en dos altares principales de la iglesia para donde fueron pintados.

En la capilla del colegio el martirio de san Lorenzo, que había pintado para el sitio principal del altar mayor de la iglesia, y se quitó después de su muerte para poner otro [ martirio de san Lorenzo ] de Federico Zucaro, que también se quitó, y subsiste el [ martirio de san Lorenzo ] de Peregrino Tibaldi. Seis lienzos muy grandes en la pieza que fue antes secretaría de Estado, y representan diferentes acontecimientos de la Batalla de Lepanto.

MADRID

Palacio Nuevo [ Palacio Real ]

-Un Cristo Muerto sostenido por un ángel.

(I) En medio de estas dos estaciones pintó otras tres [ estaciones ] que Felipe II mandó borrar, y volvió a pintar [ las tres estaciones ] Peregrino Tibaldi.

Junta de Obras y Bosques, Sigüenza, Carducho, Pacheco, Soprani, Palomino, Ponz.

(Tomo I, pp.191-196)

Consulta <Cambiaso o Cangiaso, Lucas> en el libro[edit]

Cargando libro ...

Autores relacionados por Grupo CA[edit]